La pasta afianza su presencia en la alimentación con un aumento de consumo del 17% en los últimos cinco años

– Los españoles consumen una media de 4,12 kilos al año

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

La pasta ha ganado presencia en los hogares durante la última década, según reflejan los datos recogidos en el último ‘Informe del consumo alimentario en España (2022)’, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), en el que la pasta mantiene su tendencia de crecimiento progresivo y constante con un aumento acumulado del 17,3% desde 2018. En 2022, el consumo medio per cápita se situó en los 4,12 kilos.

En el contexto del Día Mundial de la Pasta, Grupo Gallo destacó la evolución que ha experimentado el consumo de este producto, «cuya presencia en los hogares españoles es fruto de una trayectoria de casi ochenta años elaborando la pasta líder en el mercado», indicó.

«La pasta es uno de los platos más consumidos en España y ocupa alimento ocupa un lugar imprescindible en la alimentación de los españoles. En definitiva, la pasta encaja hoy con el perfil de un consumidor cada vez más exigente, que demanda a la industria alimentaria productos versátiles, asequibles y que cubran más de una necesidad. Que sean saludables, que sean fáciles de preparar, deliciosos y aporten disfrute; todos ellos, requisitos que confluyen en la pasta», señaló la compañía en un comunicado.

Los hogares con presencia de niños, particularmente en las edades medianas y mayores, son responsables del 21% del volumen de consumo. Aunque son los jóvenes independientes los lideran el podio, superando la media en casi 2 puntos, con un impresionante 6% kg/persona/año.

Por otro lado, la compra intensiva de pasta se observa en hogares cuyos responsables de compra son menores de 65 años, con el grupo de 35 a 49 años representando el 31,15% de la población y adquiriendo el 35,24% del volumen.

Quizás también te interese:  Un estudio desmonta la creencia de que el cambio de hora afecta a la salud

Los hogares de clase socioeconómica alta, media alta y media son los consumidores más intensivos de pasta, destacándose la clase media, que comprende el 30,69% de la población y adquiere el 33,27% del volumen.

La pasta alimenticia representa el 98,4% del volumen total de pasta consumida en 2022, contribuyendo al 95,7% del valor total. A pesar de una reducción del 2% en el volumen, el valor ha experimentado un aumento del 19%, en gran parte debido al incremento de los precios.

El consumo de pasta en España se concentra en la vertiente mediterránea: Cataluña lidera el consumo con un impresionante 5,50 kg/persona/año, seguida de Baleares (5%) y Valencia (4,46 kg). En contraste, las comunidades del norte y el Cantábrico presentan un consumo más moderado, con La Rioja (3,36 kg), Navarra (3,40 kg) y el País Vasco (3,43 kg) registrando los niveles más bajos.