Vigo en cuatro facetas: descubriendo la capital gallega

Vigo lleva tiempo consolidándose como un destino ideal para una escapada de cuatro días. Si ya en época navideña compite con las principales por las luces que la convierten en una de las más iluminadas de España, su combinación de belleza natural, historia rica y una gastronomía de la tierra, ofrece una experiencia completa para los viajeros.

Explorar Vigo tomando de punto de partida su centro histórico es el primero de los planes a seguir. Pasear por la Plaza de la Constitución, rodeada de calles adoquinadas y arquitectura tradicional gallega da al visitante una visión de la historia de una ciudad portuaria a la que volvieron muchos vecinos para engalanar después de probar suerte en América. Para la tarde, el mejor plan es hacer tiempo y ver caer el sol desde la playa de Samil dejando que hable el Atlántico.

Dependiendo de la época del año, una excursión a las Islas Cíes es imprescindible.Este paraíso natural frente a la costa de Vigo es conocido por sus playas de arena blanca y aguas cristalinas que ofrecen un refugio tranquilo para los amantes de la naturaleza. Es una suerte de Caribe en Galicia donde, además, se pueden realizar rutas de senderismo para disfrutar de impresionantes vistas panorámicas.

Sin duda, una forma de acercarse a la ciudad es por su tradición gastronómica. Explorar la riqueza culinaria de Vigo es comenzar el día con un desayuno tradicional gallego en el Mercado de la Piedra, donde se pueden probar productos locales como empanadas y quesos. Para el almuerzo, nada como dejarse llevar por los productos de la tierra en La terraza Camelias y los platos combinados en Vigo, una de las tendencias que incluyen no solo la carne y verduras de la zona sino, ya también, en muchos casos, el propio pescado y marisco. Completar la experiencia con una cena en uno de los muchos restaurantes que ofrecen platos emblemáticos en forma de raciones como el pulpo a la gallega y el lacón con grelos da un broche perfecto a la experiencia para el paladar.

Quizás también te interese:  Cocina Andaluza: Flamenco de Sabores en tu Paladar

Finalmente, no se puede ir uno de la ciudad sin dedicar tiempo a explorar la escena artística y cultural. Se recomienda una visita al Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (MARCO) para disfrutar de exposiciones contemporáneas que han situado a la capital en una de las principales del ambiente artístico gallego. Pasear por el Puerto de Vigo y descubrir también la escultura  al aire libre del «Sireno», un emblema de la ciudad, es una cita que se recomienda no perder.

Y, subir al castro, una de las maravillas que esconde la ciudad y que deja patente la importancia que ha tenido Vigo en la historia no solo gallega sino de la propia España.