Casi 200 millones de personas sufrieron inseguridad alimentaria aguda en el mundo en 2021, el 70% de ellas mujeres y niñas

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

Un total de 193 millones de personas padecieron inseguridad alimentaria aguda, es decir, que requerían ayuda urgente para sobrevivir, en 2021, el 70% de las cuales fueron mueres y niños, según el último Informe Global sobre Crisis Alimentarias, cuyos resultados presentó este viernes Plan International.

El estudio, que registra 40 millones más de personas que pasan hambre que en su anterior publicación, constata que el conflicto en Ucrania ha disparado los precios mundiales de alimentos, que antes de la invasión rusa estaban en su punto más alto, con costes hasta un 21% más altos que hace un año.

Cabe destacar que un tercio del suministro mundial de trigo procede de Rusia y Ucrania, un país que también exporta aceite de girasol, cebada, maíz y fertilizantes.

A su vez, la crisis climática también afecta a esta situación, como lo atestigua el hecho de que el Cuerno de África está sufriendo la peor sequía en más de 30 años, tras tres temporadas consecutivas de escasez de lluvias, lo que ha llevado a miles de personas a abandonar sus hogares en busca de alimento, agua y pastos.

Ante esta situación, la directora de Plan International, Concha López, instó a la comunidad internacional a «prestar atención urgente» al impacto que lo anterior «puede generar en la vida de las niñas, adolescentes y mujeres jóvenes, y atender con urgencia y con los recursos necesarios esta crisis global que ya afecta a millones de personas».

Por su parte, Plan International alertó de que, a medidas que las familias y las comunidades afrontan el impacto del hambre, «las niñas y adolescentes tienen más probabilidades que los niños de dejar la escuela, y corren el riesgo de sufrir violaciones de sus derechos, como el matrimonio infantil, la violencia por razón de género, la explotación sexual o los embarazos no deseados».

Quizás también te interese:  Dia abre ocho nuevas tiendas en la Comunidad de Madrid

Del mismo modo, advirtió de que el hambre también representa un peligro exponencial para las adolescentes y mujeres embarazadas, como lo pone de manifiesto el hecho de que las complicaciones relacionadas con el embarazo representan ya la principal causa de muerte de las chicas con edades comprendidas entre 15 y 19 años en el mundo, mientras que la desnutrición aumenta el riesgo de aborto o de muerte durante el parto.

Por último, Plan International denunció que el matrimonio infantil «va en aumento» en algunas comunidades del Cuerno de África, en las que han proliferado las conocidas «novias de la sequía», niñas cuyas familias casan a la fuerza par aliviar la presión sobre los escasos ingresos y obtener el dinero de la dote para la comida y otros gastos.