El 60% de los europeos porta «una variante genética» que predispone a la delgadez, según el CNIO y el Instituto Imdea Alimentación

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

Los investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y del Instituto Imdea Alimentación han hallado una variante genética que predispone a la delgadez y que está presente en el 60% de la población europea.

«El hallazgo supone un paso más en la comprensión de los componentes genéticos de la obesidad», aseguró hoy Alejo Efeyan, jefe del Grupo de Metabolismo y Señalización Celular del CNIO.

El trabajo, publicado en ‘Genome Biology’, es un avance en la comprensión de los componentes genéticos de la obesidad que puede ayudar en el diseño de tratamientos personalizados contra esta patología, dicen los autores.

Para la población general la influencia de los genes en el peso corporal es de alrededor de un 20%, según los estudios del genoma humano en decenas de miles de personas.

Es decir, «el estilo de vida, como los hábitos alimenticios y el ejercicio, tienen mucho impacto, pero los factores genéticos también influyen», explicó la investigadora Nerea Deleyto Seldas, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

En humanos no se puede aislar el efecto de esta variante del de otras muchas tanto genéticas como ambientales que influyen en la constitución física, por lo que es imposible calcular con precisión la potencia de su efecto.

Pero dado que la influencia de la genética en la obesidad no supera el 20% la contribución de la variante ahora identificada «es necesariamente pequeña».

Por eso los investigadores emplean términos como predisposición o tendencia y subrayaron que «no se trata, en absoluto, de que quienes tengan esta versión puedan comer en exceso sin engordar».

Quizás también te interese:  ¿Cómo aumentar la masa muscular?