Las niñas españolas son «menos activas» que los niños pero tienen «mejores» hábitos nutricionales

-Según un estudio en el que participan investigadores madrileños

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

Las niñas españolas son «menos activas» que los niños pero tienen «mejores» hábitos nutricionales y los adolescentes españoles muestran una «mayor adherencia» a la dieta mediterránea que los jóvenes alemanes, si bien «se tiende hacia una dieta cada vez más occidentalizada».

Así lo desvela un estudio comparativo entre niños españoles y alemanes, mediante el análisis de sus patrones alimentarios y de actividad física y su composición corporal, con el fin de analizar el índice de adherencia a la dieta mediterránea de la población infantil y en el que participan investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), junto con miembros de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), según informó este lunes la Politécnica en un comunicado.

El estudio comparativo, del que formaron parte 334 niños de entre 10 y 13 años (182 españoles y 152 alemanes) y en el que participó el grupo de investigación Deporte y Entrenamiento de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la UPM, «demuestra», a su juicio, que los niños españoles presentan un «mejor» índice de adherencia a la dieta mediterránea, pese a consumir cada vez dietas «más occidentalizadas con peores valores nutritivos».

La metodología se basó en cálculos de la composición corporal, mediciones de la actividad física mediante acelerómetros y uso de cuestionarios para «concretar» los patrones alimentarios.

En el caso español, participaron niños de seis centros públicos de Madrid de nivel sociocultural «alto», en los que la población infantil está «muy diversificada», según señalaron los investigadores, que concluyeron que las adolescentes españolas son «menos activas» que sus compañeros y con un estilo de vida «más sedentario», si bien su puntuación nutricional es «mayor».

Quizás también te interese:  Los pediatras recomiendan evitar el ocio sedentario de los menores y mejorar los hábitos alimentarios en las vacaciones

Asimismo, los jóvenes españoles «tienden» a una «mayor adherencia» a la dieta mediterránea, con un consumo «más alto» de fruta y verdura, lácteos y pescado, mientras que los alemanes son «mayores consumidores» de carne que los españoles y «abusan en mayor medida» de la comida rápida y procesada, dulces y refrescos.

«No obstante, cada vez se observa una tendencia más evidente hacia una dieta más occidentalizada por parte de adultos y de niños en los países mediterráneos. Es decir, un patrón de alimentación basado en un escaso consumo de frutas y verduras y de fibra y un exceso de grasas saturadas y trans, sodio y azúcar», insistieron los investigadores, al tiempo que denunciaron que en ambos grupos el consumo de dulces y ultraprocesados «fue elevado».

ACTIVIDAD FÍSICA

Los expertos también detectaron una «diferencia significativa» en la actividad física durante los días lectivos y los fines de semana, en los que la actividad disminuye, y urgieron a desarrollar programas educativos «centrados» en la sostenibilidad alimentaria «desde edades tempranas», para «contribuir a la creación de hábitos de consumo responsables y a la promoción de la actividad física en un entorno natural».

A la luz de estos resultados, la investigadora de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la UPM Guadalupe Garrido estimó que las conclusiones de este estudio pueden servir para «promover entre los niños un patrón alimentario más saludable y sostenible, así como fomentar pautas de actividad física en las niñas en los últimos cursos de educación primaria».