Semillas de trigo: de alimento a bienestar y belleza

El trigo es uno de los productos más cultivados en el mundo y se ha utilizado durante siglos como fuente de alimento básico.

Sin embargo, los avances recientes en tecnología e innovación han llevado al descubrimiento de usos nuevos e innovadores para sus semillas que representan un paso adelante en belleza y bienestar. 

Desde bolsas térmicas para terapia de calor o frío hasta productos para el cuidado de la piel y biocombustibles, los usos potenciales de las semillas de este popular cereal son amplios y diversos. 

El cultivo de trigo para la alimentación

Las semillas de trigo se han utilizado tradicionalmente para cultivar trigo para consumo alimentario, alimentación animal y como fertilizante natural. 

De hecho, es uno de los alimentos básicos más importantes del mundo y se utiliza para elaborar una variedad de productos como pan, pasta y cereales, base de cualquier dieta independientemente del tipo de gastronomía que, tradicionalmente, se dé en cada zona del planeta. 

Además, el trigo se utiliza como alimento para el ganado y su paja se puede utilizar como fertilizante natural para enriquecer el suelo. 

Estos usos, tradicionales, de las semillas de trigo han sido fundamentales para la industria agrícola y siguen siendo importantes en la actualidad.

En concreto, España es productor de más de 8 millones de toneladas al año, pero aún así demanda de una importación de casi 4 millones de toneladas más para dar respuesta a sus necesidades.

Nuevos usos de la semilla del trigo

Los avances en tecnología e innovación han llevado al descubrimiento de usos nuevos que han popularizado el comprar semillas de trigo ya fuera de la industria y a un nivel más moderado, pero que supone al cabo del año un buen pico. 

Quizás también te interese:  El Gobierno destina 4,7 millones a promoción internacional de los alimentos de España

Uno de esos, conocido hoy prácticamente por todo el mundo gracias a los estudios que hablan de sus beneficios es la creación de bolsas térmicas para terapia de calor o frío. 

Las semillas de trigo son una excelente fuente natural de calor y pueden usarse para crear bolsas de tela que pueden calentarse en un microondas y usarse para aliviar el dolor. En el mismo ámbito, para los dolores de cabeza, recomiendan incluir algún tipo de antifaz con este producto en la nevera para aplicaciones locales.

Además, las semillas de trigo se utilizan como ingrediente en productos para el cuidado de la piel debido a sus propiedades humectantes y antioxidantes. “Es uno de los grandes avances de la industria cosmética por sus beneficios y simpleza” explican desde Secebalsa.

Por último, se están utilizando en la producción de biocombustibles, que son una alternativa más sostenible y respetuosa con el medio ambiente que los combustibles fósiles a la vez que empiezan a investigarse y a aplicarse como una alternativa sostenible y biodegradable a los materiales sintéticos como el plástico.