La inflación se ralentiza al 3,2% en mayo y el precio de los alimentos modera su subida al 12%

– La subyacente desciende hasta el 6,1%, pero es todavía superior a la registrada hace un año

– La moderación del IPC se debe sobre todo al descenso del precio de los carburantes

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó este martes que el índice de precios al consumo (IPC) cerró mayo en el 3,2%, nueve décimas menos que en abril. Esta evolución se explica en la bajada de los carburantes y la electricidad, así como en una subida más moderada del precio de los alimentos, que ralentizaron su subida al 12%, casi un punto porcentual menos que en el mes anterior.

La mejor evolución de la inflación favoreció una bajada de la tasa subyacente –que no contabiliza ni alimentos frescos (verduras, frutas…) ni energía–, que cerró en el 6,1%, cinco décimas menos que hace un mes, y sigue con su senda descendente. Asimismo, el índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que mide el consumo interior, se situó en el 2,9%, nueve décimas menos que en marzo.

Con respecto a la inflación general, desde Estadística achacaron esta ralentización en el coste del transporte, que desciende un 3,7% con respecto al año pasado por la bajada de los precios de carburantes y lubricantes para vehículos personales.

Los alimentos incidieron también a suavizar el IPC gracias a la moderación de su subida, aunque todavía siguen a un nivel muy elevado (+12%) con respecto a hace un año. Asimismo, la ropa contribuyó también a la bajada del IPC general tras experimentar un menor subida que hace un año.

Quizás también te interese:  Los mejores platos típicos de La Línea de la Concepción: Descubre sus comidas y sabores únicos

En sentido contrario, la vivienda fue el componente que más limitó la bajada de la inflación, ya que, pese a reducir sus costes asociados a ella en un 10,5% anual, los precios de la electricidad disminuyen con menor intensidad que el año pasado.

Sobre la evolución de la inflación general, fuentes procedentes del Ministerio de Asuntos Económicos volvieron a subrayar que España se mantiene entre los países con menos inflación de la Unión Europea, «lo que mejora la competitividad de las empresas y la economía española y confirma la eficacia de las medidas aprobadas por el Gobierno».

Al igual que en los meses anteriores, la atención se ha centrado en la evolución del precio de los alimentos. Por el momento, el último paquete anticrisis ha permitido reducir el incremento anual del coste de la cesta de la compra, aunque en la tasa mensual todavía no se ha registrado ningún descenso, por lo que su impacto no ha permitido registrar ninguna bajada.