Los endocrinólogos advierten de que las dietas a corto plazo «acaban en fracaso con casi total seguridad»

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

La coordinadora del Área de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Ana de Hollanda, ha advertido de que las dietas a corto plazo «acaban en fracaso con casi total seguridad».

Así lo precisó en un comunicado en el que recordó que, antes de iniciar una dieta, resulta «fundamental» acudir a un profesional para conocer el estado nutricional de la persona con el fin de «evaluar si es necesario bajar de peso y cuánto se debe perder para tener un peso saludable».

«Un cambio en el estilo de vida se hace durante un período de tiempo largo o de forma indefinida, pero, si en verano se vuelve a los malos hábitos previos y al año siguiente se vuelve a empezar, estos ciclos no son buenos para nuestra salud física ni psicológica, porque genera frustración, sensación de fracaso y problemas de autoestima», sentenció, para insistir en que la idea de «plantearse una dieta a corto plazo, con casi total seguridad, acabará en fracaso a largo plazo».

Tras juzgar «realmente preocupante la cantidad de personas que realizan estos tratamientos sin la ayuda de un experto» a tenor de las cifras de venta de productos ‘light’, la experta urgió a «considerar» cuál ha de ser el ritmo de pérdida de peso adecuado para llevar a cabo el tratamiento de forma «segura», así como realizar planes de alimentación «equilibrados», evitando aquellas dietas que eliminan «completamente» algunos grupos de alimentos y «obligan a tomar suplementos de vitaminas y minerales», ya que, a su juicio, «pueden ocasionar complicaciones».

Con todo, la endocrinóloga especificó que «cualquier momento del año es apropiado para cuidarse y realizar una dieta saludable», si bien desaconsejó «por completo» las campañas «operación bikini» y el establecimiento de «retos de corto plazo».

Quizás también te interese:  ¿Cómo llevar una dieta baja en carbohidratos?

A este respecto, la especialista sostuvo también que la alimentación en verano debe ser más rica en productos con mayor contenido en agua y estimó «esencial aumentar la ingesta de alimentos de origen vegetal» así como consumir productos de temporada y proximidad.

Por último, defendió la importancia de cuidar la «higiene» de los alimentos durante los meses de más calor, una época en la que, incidió, «existe más riesgo de intoxicación alimentaria».