Receta Calabacines

Una de las etapas más hermosas de la mujer es el embarazo. No solo se trata de la maravillosa tarea que solo ellas pueden hacer, que es gestar a un nuevo ser, sino que también se experimentan importantes cambios en el cuerpo, tanto a nivel interno como externo.

Si bien se trata de una etapa en la que la mayoría de las mujeres se sienten felices y emocionadas, también es normal sentir angustias, preocupaciones y algunas dudas, en especial porque no solo está en juego su propia salud, sino la de su futuro hijo.

A lo largo de la historia, son muchos los mitos y creencias que se ven envueltos en el período de gestación de una mujer. Desde las actividades que puede o no hacer, la forma de vestir, eliminar malos hábitos y por supuesto, su alimentación.

La intención de este artículo es ofrecerte algunos tips si estas embarazada vinculados con la alimentación. Vamos a desechar algunos mitos y, a la vez, a explicar de una forma clara y sencilla que, de lo que se trata es de comer bien. Mantener una dieta balanceada sin estrés es lo ideal, tanto para conservar un peso ideal, así como para garantizar el sano desarrollo del bebé dentro del vientre materno. Además, al final te ofrecemos una receta deliciosa a la que no te podrás resistir.

¿Cómo mantener una alimentación saludable durante el embarazo?

Partiendo de la premisa de que una mujer promedio puede tener hábitos de alimentación balanceados, no hay muchos cambios que hacer. Sin embargo, es evidente que algunos productos deben ser suspendidos de la dieta para que el sano crecimiento del bebé no se vea comprometido.

Entre estos alimentos o productos que normalmente se consumen y se aconseja eliminarlos durante el embarazo son los siguientes:

  • Café (solo una taza al día)
  • Bebidas gaseosas
  • Leche cruda o lácteos sin pasteurizar
  • Quesos blandos no pasteurizados
  • Pescados y mariscos crudos
  • Atún rojo
  • Carnes crudas o poco hechas
  • Jamón sin curar o sin congelar
  • Embutidos

Como podrás darte cuenta, en esta lista hay alimentos que podrían ser beneficiosos en general. Sin embargo, durante el embarazo no son recomendados. Esto se debe especialmente a que en alimentos de origen animal existe el riesgo de contraer una enfermedad llamada toxoplasmosis congénita, cuyos niveles de gravedad son muy altos, llegando a afectar al feto al punto de provocar su muerte.

Es una enfermedad real que puede generarse a raíz del consumo de este tipo de alimentos cuya característica en común es que están crudos o muy poco procesados. Pero el mundo ha avanzado y junto con él, las técnicas de producción de alimentos que salen al mercado.

Por tal razón, lo que en otrora se veía como algo totalmente prohibido, hoy no lo es tanto si se toman las precauciones adecuadas. En tal sentido, la mayoría de los alimentos que se encuentran en la lista anteriormente señalada pueden ser consumidos si nos aseguramos de que estén bien cocinados.

En el caso del jamón serrano, que es un alimento típico y tradicional de España, perfectamente puede ser consumido siempre que haya pasado los controles sanitarios pertinentes. Aunque recordemos que, en cualquier dieta, independientemente si se está embarazada o no, el exceso de consumo de este y otros alimentos similares, puede ser perjudicial.

Por eso partimos de que no es necesario hacer grandes cambios en la alimentación de una mujer embarazada si esta, antes de estarlo, ya llevaba un estilo de vida saludable que incluye una adecuada alimentación. 

Dicho esto, queremos referirnos al consumo de jamón y dar algunas recomendaciones sobre su preparación previa.

  • Es importante que el jamón que se consuma sea de buenas marcas que garanticen gran calidad en todo su proceso de curación.
  • Es conveniente pasar el jamón por el congelador antes de comerlo.
  • Lo ideal es que el jamón tenga, por lo menos, 18 meses de curación.

Estas recomendaciones pueden ser similares con otro tipo de alimentos, en especial con los embutidos. No obstante, hay que insistir en la importancia de no abusar del consumo de este tipo de comidas. 

Una receta deliciosa para calmar los antojos del embarazo

Los famosos antojos que una mujer puede sentir, sobre todo durante los primeros meses del embarazo pueden ser consentidos prestando atención en la preparación de algunas recetas que son deliciosas y también saludables. 

Calabacines rellenos de jamón y queso

Esta receta es estupenda y fácil de preparar, ideal para apaciguar cualquier antojo. Para atender a las recomendaciones anteriormente señaladas podemos prepararlos gratinados al horno. Además, hay que resaltar que el calabacín es una verdura rica y versátil que podemos encontrar en cualquier tienda o supermercado.

Tanto para mujeres embarazadas como para niños es una receta estupenda. Solo necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 2 calabacines de buen tamaño
  • Jamón serrano en lonchas o en tacos
  • Media cebolla
  • Queso rallado para gratinar
  • Sal y pimienta al gusto y una pizca de orégano

Para la preparación de la salsa necesitaremos:

  • 3 cucharadas de salsa de oliva
  • 2 cucharadas de harina de avena integral o de garbanzos (puedes elegir la que más te guste)
  • Nuez moscada y un poco de sal (recuerda consumir sal con mucha moderación).

Modo de preparación

Tenemos que precalentar el horno a 180 °C. Lava y corta los calabacines a lo largo de un grosor ideal para que no se rompan. Luego se colocan en una bandeja para horno y reservamos

Para la preparación de la salsa usamos un sartén y ponemos el aceite de oliva para pochar la cebolla que hemos picado previamente en pequeños cuadros junto con la carne de los calabacines. Se añade pimienta y sal al gusto. Cuando esta mezcla esté en su punto, añadimos el jamón y el queso que hayas elegido. Añadimos la harina. También se añade un poco de leche y se remueve con energía para que no se hagan grumos.

Ahora es momento de rellenar los calabacines con la salsa preparada. Le incorporamos el queso para gratinar y una pizca de orégano. Solo queda esperar unos 20 minutos de horno para disfrutar del delicioso plato.