El alto consumo de alimentos ultra procesados se asocia con la enfermedad gastrointestinal

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

Científicos del Consorcio Centro de Investigación Biomédica en Red (Ciberobn) y de otras áreas del Ciber constataron que el alto consumo de alimentos ultra procesados se asocia a una mayor abundancia de bacterias específicas del intestino humano relacionadas con enfermedades inflamatorias gastrointestinales.

Según informaron este lunes los centros de investigación, los resultados de este trabajo acaban de publicarse en la revista ‘Frontiers in Nutrition’. La producción y el consumo de alimentos ultra procesados aumentó de forma exponencial durante las últimas décadas con los consecuentes efectos adversos para la salud humana.

Los investigadores pusieron de manifiesto que consumir en exceso este tipo de alimentos comporta un consumo a veces alto de azúcares, sal y grasas saturadas. Pero, además, son alimentos que usualmente han sido sometidos a múltiples procesos industriales y/o se le añaden otros ingredientes alimentarios como edulcorantes, espesantes, colorantes o realzadores de sabor.

Diferentes estudios científicos observaron que estos alimentos podrían modificar la microbiota intestinal y explicar en parte algunos de estos efectos adversos para la salud humana observados en estudios prospectivos realizados sobre grandes poblaciones.

BACTERIAS Y ENFERMEDAD GASTROINTESTINAL

En este sentido, el investigador principal del Ciberobn, Jordi Salas, explicó que «este trabajo reveló que determinadas bacterias del intestino humano relacionadas con los trastornos gastrointestinales se asocian a un mayor consumo de alimentos ultra procesados».

El estudio se llevó a cabo en una población mediterránea de 641 personas de edad avanzada reclutadas en diferentes centros (Reus, Valencia, Málaga, Barcelona) que tenían un alto riesgo cardiovascular.

Estos participantes se clasificaron en tres categorías según su consumo (bajo, medio y alto) de alimentos ultra procesados. Se recogieron, procesaron y analizaron muestras fecales de estos sujetos para obtener información sobre la composición de su microbiota intestinal mediante métodos computacionales de alto rendimiento.

Quizás también te interese:  Quesos y sus beneficios para la salud cardiovascular: mitos y realidades

Los científicos observaron que los participantes del estudio pertenecientes al grupo de alto consumo de alimentos ultra procesados mostraban una mayor abundancia de bacterias relacionadas con enfermedades gastrointestinales, lo que sugiere que la dieta y el estado nutricional son determinantes importantes en la salud humana a través del cambio de la composición de la microbiota intestinal.

La detección de patrones dietéticos poco saludables relacionados con los perfiles de la microbiota intestinal serían esenciales para llegar a entender los mecanismos de diversas enfermedades y para el diseño de futuras estrategias de prevención y mejora en salud pública.

En este estudio participaron los grupos Ciberobn liderados por Jordi Salas, Francisco Tinahones, Dolores Corella, Montserrat Fitó y Miguel Ángel MartínezGonzález; junto al grupo Ciberesp liderado por Jesús Vioque y al grupo Ciberdem liderado por Josep Vidal, coordinados todos ellos por Jordi Salas, a través de la Unidad de Nutrición Humana, del departamento de Bioquímica y Biotecnología de la Universidad Rovira i Virgili-IISPV.