El gran consumo aplaude la rebaja del IVA de los alimentos y el cheque de la cesta de la compra

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

Las patronales ACES, Aecoc, Anged, Asedas y FIAB señalaron este martes que las rebajas del IVA a los alimentos básicos y el cheque de 200 euros para la cesta de la compra destinado a familias vulnerables aprobados por el Gobierno son una «buena noticia» que contribuirá a «limitar el impacto de la inflación el conjunto de la población».

Así lo indicaron las principales asociaciones representantes de la cadena de valor entre las que se encuentran los supermercados (ACES y Asedas), la industria alimentaria y de bebidas (FIAB) y los distribuidores (Anged y Aecoc), en un comunicado conjunto.

El sector recordó que venían proponiendo «desde hace meses» una reducción del IVA de los alimentos, y, por tanto, acogen «con satisfacción» esta medida y mantienen «la voluntad de diálogo y colaboración con el Gobierno para paliar los efectos de la inflación».

Para ellos, estas medidas «tendrán un impacto directo y positivo en el bolsillo de los consumidores» y respaldan el «compromiso» de la cadena agroalimentaria, que desde hace meses «está realizando un esfuerzo extraordinario para amortiguar el fuerte impacto que, sobre los costes de producción y distribución de alimentos, ha tenido la escalada de la energía y de las materias primas».

Sin embargo, consideraron una «oportunidad perdida» la exclusión de artículos como el pescado, la carne o los yogures de la rebaja del IVA, ya que los productos frescos «forman parte de la cesta básica de los consumidores y son además esenciales en la dieta mediterránea».

Por otro lado, lamentaron que «no se hayan aprobado iniciativas para evitar nuevos sobrecostes a las empresas», en referencia a la entrada en vigor del impuesto al plástico el próximo 1 de enero.

Quizás también te interese:  Los mejores platos típicos de Collado-Villalba: Descubre las comidas más deliciosas de la región

Según las patronales, supone una amenaza para miles de empresas, especialmente pymes, ya que implica «un sobrecoste de 700 millones de euros» en un momento de incremento generalizado de los costes de producción.