El sur de Europa ha perdido más del 10% en 19 productos alimentarios por la guerra en Ucrania

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

La invasión rusa de Ucrania ha revelado interdependencias en el suministro mundial de alimentos con especiales efectos en el sur de Europa, que ha experimentado pérdidas de más de un 10% en 19 productos.

Así figura en un estudio realizado por el Complexity Science Hub de Viena (CSH Viena), una iniciativa conjunta de nueve instituciones de Austria, y publicado este jueves en la revista ‘Nature Food’.

El estudio se basa en datos de 125 alimentos y productos agrícolas en 192 países y territorios, con los que los investigadores desarrollaron un modelo de sistema alimentario global dinámico.

«Este modelo nos permitió simular impactos en productos y países específicos, monitoreando de cerca los efectos posteriores en toda la cadena de suministro», indica Moritz Laber, del CSH Viena.

Stefan Thurner, también del CSH Viena, indica que estudios anteriores sobre esta temática «a menudo» se centraron en las dependencias directas de la cadena mundial de suministro de alimentos e ignoraron las conexiones indirectas por la falta de disponibilidad de insumos esenciales.

IMPACTOS DIRECTOS

En una simulación del peor de los casos, donde la producción agrícola en Ucrania se perdió por completo debido al conflicto entre Rusia y Ucrania, el estudio revela diversos efectos en productos y regiones de todo el mundo.

Por ejemplo, la pérdida de granos, particularmente maíz, alcanzó hasta el 85%, mientras que los aceites comestibles, sobre todo el aceite de girasol, experimentaron pérdidas de hasta el 89%. Además, ciertos tipos de carne, como las aves, tuvieron pérdidas de hasta un 25% en varios países.

Quizás también te interese:  El 75% de los cultivos alimentarios del mundo depende de polinizadores como las abejas

El número de productos para los que una región depende de Ucrania varía mucho. Así, el sur de Europa es la zona más afectada, con 19 de 125 productos con pérdidas de más del 10%, por delante de Asia occidental (15 productos) y el norte de África (11).

Por tanto, las interrupciones de producción localizadas tienen implicaciones de gran alcance que se extienden más allá de los límites geográficos a través de las relaciones comerciales y toda la cadena de producción.

IMPACTOS INDIRECTOS

Al cuantificar la reducción relativa en la disponibilidad de productos en comparación con un escenario de referencia (sin el shock), los investigadores obtuvieron información valiosa sobre la magnitud de la carestía de productos alimentarios.

Sorprendentemente, encontraron que los efectos indirectos a menudo excedían los efectos directos. Por ejemplo, un impacto en la producción de maíz en Ucrania provocó una disminución de un 13% en la disponibilidad de carne de cerdo en el sur de Europa, donde, por el contrario, la producción de ese tipo de carne repercutió en menos de un 1%.