Garzón ve «agotada» la «vía» de la rebaja del IVA para abaratar la cesta de la compra y cree que le «toca a otros hacer esfuerzos»

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, defendió este lunes que la «vía» de reducir el IVA de los precios de los alimentos para abaratar la cesta de la compra «está agotada» y consideró que le «toca a otros sectores hacer esfuerzos», convencido de que «el libre mercado está racionando los alimentos» de «muchas» familias y de que estas últimas «ya no tienen margen para hacer más esfuerzos».

Así lo advirtió en el transcurso de una entrevista en ‘Las mañanas de RNE’ recogida por Servimedia y en la que valoró la reunión, este miércoles, del Observatorio de la Cadena Alimentaria con el fin de analizar y hacer balance de las medidas adoptadas para abaratar la cesta de la compra y en la que puntualizó que se trata de «un problema muy grave».

«Estamos ante un problema de unos precios que hacen imposible para muchísimas familias en nuestro país la adquisición de una cesta de consumo saludable y estamos, por lo tanto, ante un problema de naturaleza económica, pero, sobre todo, también social y, por lo tanto, tenemos que actuar», espetó, al tiempo que recordó que, ya en septiembre, Unidas Podemos «dirigidos» por la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, propuso un acuerdo con las distribuidoras para diseñar una cesta de consumo «con precios congelados».

Tras insistir en que, a su juicio, las empresas «tenían margen», subrayó que los «esfuerzos que hemos hecho como sociedad», pero «sobre todo las familias trabajadoras» a lo largo de esta crisis «son ya suficientes» y que «les toca ahora a otros sectores, entre ellos las grandes empresas, que tienen márgenes suficientes para hacer ese esfuerzo».

Quizás también te interese:  La industria de alimentación y bebidas presume de cumplir el 99% de los objetivos de su plan de mejora de composición

«Esto lo permite perfectamente la ley, lo permite la ley española, lo permiten las leyes y la normativa europea», aseguró, para reiterar que esta medida «es tan posible y tan factible» que en Francia se ha puesto en marcha y, además, «algunas empresas lo pusieron en marcha ya en España en el mes de septiembre». «A iniciativa y a propuesta nuestra, siguieron esa senda demostrando que se podía», sentenció.

Junto a ello, estimó que «también cabe la intervención del Estado», al entender que «estamos ante un problema de primera magnitud» y que el «libre mercado está racionando los alimentos» y «provocando», con esa alza de precios, que «muchas familias tengan que racionar su cesta de consumo».

«Y esto es algo que afecta a los derechos fundamentales de las familias y, en este caso, además, de una manera muy muy clara y muy notoria», apostilló, para incidir en que la ley «también permite una intervención en estos casos», incluida «una intervención de precios máximos».

El titular de Consumo afirmó que todavía «hay márgenes» para abaratar la cesta de la compra, si bien declinó «precisar de manera tan concreta» sobre las próximas medidas a adoptar en este ámbito «como para cerrar ese abanico de posibilidades». «Pero es por donde hay que ir, porque se trata de garantizar que la gente pueda tener acceso a cestas de consumo saludables», abundó, para, a continuación, señalar que las reticencias a esta propuesta no responden a «un problema técnico ni legal», sino de «voluntad política».

Garzón admitió que, para su formación, «esto tiene una importancia crucial», para indicar que la subida del precio de los alimentos «no tiene causa salarial» y que, aunque «hay causas que tienen que ver con la energía, con los transportes», dicha subida tiene que ver «sobre todo» con que las empresas «están teniendo o manteniendo sus márgenes de beneficio».

Quizás también te interese:  La fragata 'Numancia' vela por los barcos del Programa Mundial de Alimentos en las aguas del Golfo de Adén

«Y es ahí donde nosotros creemos que hay que hacer el esfuerzo», reiteró, al tiempo que, preguntado por si «apostaría» por «ampliar» la reducción del IVA a la carne y el pescado, aseveró que «todas» las medidas adoptadas por el Ejecutivo, «incluida» dicha rebaja, «son positivas en el sentido de que contribuyen y suman, pero son insuficientes».

A este respecto, explicó que la rebaja del IVA «permite, en gran medida, que las grandes empresas puedan absorber ese dinero», dado que, en mercados «que no son de libre competencia, que no son competencia perfecta, sino mercados donde hay actores que controlan una gran cuota de mercado», esa rebaja «no se traduce» en una reducción del precio «necesariamente», sino que se puede traducir en «un incremento de los márgenes empresariales».

«Se absorbe, se pierde a un coste muy alto, porque ese IVA servía también para financiar servicios públicos», agregó, al tiempo que incidió en que, a su entender, «esa vía ya está, básicamente, agotada» y en que «lo que hay que hacer es transitar los otros caminos» que, a su parecer, «evidentemente, colisionan más con los intereses de mayores beneficios por parte de las grandes empresas».

En este sentido, se mostró convencido de que, en el actual contexto, «ese esfuerzo lo tienen que hacer las grandes empresas, en este caso distribuidoras, supermercados, más que las familias» que, según su punto de vista, «ya no tienen margen para hacer más esfuerzos».