La Agencia de Seguridad Alimentaria alerta de la presencia de fragmentos de metal en tarta helada a la venta en Ikea

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), adscrita al Ministerio de Consumo, alertó este jueves de la presencia de fragmentos de metal en una tarta helada de almendras y chocolate de 400 gramos a la venta en Ikea.

Así lo denunció en un comunicado en el que precisó que el lote afectado es el L2140, con fecha de caducidad el 18 de noviembre de 2023, de esta tarta de la marca Daim fabricada por Almondy.

La agencia fue informada a través de la Red de Alerta Alimentaria Europea (Rasff) de una notificación de alerta trasladada por las autoridades sanitarias de Suiza en torno a este producto, si bien precisó que, con la información disponible «no hay constancia» en España de «ningún caso notificado asociado» a la misma.

Según la Aesan, fue la empresa Ikea Food Supply AG de Suecia la que, tras un proceso de autocontrol, comunicó la incidencia a las autoridades competentes, en cumplimiento de la legislación y con el fin de «no poner a disposición de la población alimentos no seguros».

La distribución inicial del producto se ha producido en Andalucía, Aragón, Asturias, Islas Baleares, Canarias, Cataluña, Castilla y León, País Vasco, Galicia, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana, si bien «no es descartable», según la agencia, que puedan existir «redistribuciones a otras comunidades autónomas».

La Aesan ya ha trasladado esta información a las autoridades competentes de las comunidades autónomas a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (Sciri) con el objeto de que se «verifique» la retirada de los productos afectados de los canales de comercialización.

Quizás también te interese:  Alerta alimentaria por la presencia de listeria en productos cárnicos distribuidos en Andalucía y Baleares

Finalmente, recomendó a las personas que tengan en su domicilio los productos incluidos en esta alerta que se «abstengan» de consumirlos y los devuelvan al punto de compra.

En la misma línea, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) urgió a quienes hubieran degustado este alimento a «estar atentos» a síntomas «adversos» como dolor abdominal, en pecho o garganta, así como a fiebre, vómitos y, en el caso de los niños pequeños, irritabilidad, «especialmente» durante las primeras 24 horas tras la ingesta, en cuyo caso aconsejó contactar con el 112.