Organizaciones de la cadena alimentaria rechazan el nuevo reglamento de envases

MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

Las patronales agrarias y organizaciones de la industria alimentaria y el sector hostelero manifestaron este lunes su oposición al nuevo reglamento europeo de envases y residuos que aprobará previsiblemente el Parlamento Europeo este martes.

Estas entidades muestran en un comunicado su «preocupación» «por el cambio radical que plantea en los modelos de gestión de los residuos de envases sin una justificación que demuestre que es la opción más beneficiosa desde el punto de vista medioambiental, social, técnico y económico».

Consideran que el objetivo del reglamento «debería ser conseguir la circularidad, teniendo en cuenta siempre la opción más adecuada de envases para cada caso, en lugar de establecer restricciones u obligaciones inasumibles».

A su juicio, esta norma también debería garantizar la armonización, la integridad y el correcto funcionamiento del mercado único, evitando inseguridad jurídica para las empresas y permitiendo plazos y periodos de transición razonables, que den a las empresas tiempo suficiente para adaptarse a los nuevos requisitos, así como evitando distorsiones de mercado derivadas de la falta de neutralidad en cuanto a materiales de envasado o tecnologías.

«La reutilización», indican desde las organizaciones, «debería implantarse en aquellas situaciones en que se demuestre que es la opción más beneficiosa desde el punto de vista medioambiental, social, técnico y económico, basándose en un análisis objetivo y científico de toda la cadena de valor, y nunca de manera obligatoria sin tener en cuenta el altísimo coste económico que podrían suponer».

En cualquier caso, sostienen que la implantación de los modelos de reutilización y recarga deberían contemplarse como vías paralelas para lograr los objetivos propuestos. Además, defienden que se debería apoyar la inclusión de la recarga en el cómputo de los objetivos de reutilización.

Quizás también te interese:  La desnutrición crece entre chicas adolescentes y mujeres, con más de 1.000 millones de afectadas en el mundo

En cuanto a las restricciones de envasado, mantienen que no pueden ser «desproporcionadas e injustificadas». «Antes de establecer prohibiciones hay que analizar caso a caso, teniendo en cuenta la existencia de posibles alternativas, las características regionales, logísticas, de seguridad alimentaria u otros aspectos. Además, será necesario tener en cuenta la función de los envases no solo para su protección, sino para facilitar su consumo y compra, así como para la diferenciación y valorización, así como para prevenir el desperdicio alimentario. En todo caso, no se deberá discriminar a unas categorías de alimentos sobre otras», concluye el comunicado.