Uno de cada dos consumidores usa mal los envases alimentarios y más de la mitad desconoce que algunos podrían contaminar la comida

– Según la OCU

MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

Uno de cada dos consumidores usa mal los envases alimentarios y apenas el 47% sabe que algunos envases podrían contaminar el alimento si este es ácido o graso. Además, solo el 15% es consciente de que la migración de sustancias químicas del envase al alimento que lo contiene es «más probable» cuando se guarda caliente.

Así lo desvela una encuesta publicada este lunes por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y que fue realizada en colaboración con Euroconsumers a 1.048 personas de entre 18 y 74 años, según informó la asociación en un comunicado.

En concreto, apenas el 47% de los encuestados sabe que algunos envases podrían liberar sustancias químicas cuando entran en contacto con alimentos ácidos (como el tomate troceado) y grasos (un guiso con aceite, por ejemplo), en concreto los envases plásticos.

Por su parte, solo un 15% es consciente de que la migración de sustancias al alimento es «más probable» cuando se guarda caliente en el envase, igual que sucede cuando se emplean envases plásticos de un solo uso.

Asimismo, aunque solo los envases con el símbolo del microondas pueden calentarse en este electrodoméstico, el 27% de los encuestados «no comprende el símbolo que garantiza su uso seguro en el microondas», lamentó la entidad.

En paralelo, según el estudio, sólo un 15% de los consumidores se considera «bien informado sobre el riesgo de migración química del envase al alimento que contiene».

Por este motivo, la entidad solicitó al Ministerio de Consumo la realización de una campaña informativa sobre el uso correcto de este tipo de envases y envió una copia de los resultados a la Comisión Europea con el fin de desarrollar una normativa que «garantice» que los materiales en contacto con los alimentos «no supongan un riesgo para los consumidores».

Quizás también te interese:  Investigadores del CSIC desarrollan un sistema de ultrasonidos para comprobar la calidad de los alimentos sin tocarlos