La facturación del gran consumo crece en un 11% hasta abril, pero cae un 2% en volumen

-Aecoc atisba una recuperación de la demanda en el mes de abril

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

La facturación del gran consumo, que incluye toda compra en mercados, supermercados, hipermercados, a través de internet o tiendas especializadas, creció un 11,3% en el dato acumulado del año hasta el mes de abril, pero descendió un 2% en volumen en el mismo período, según datos de Nielsen e IQ.

Así se desprende de los informes publicados por Aecoc y NIQ sobre las perspectivas de las empresas de la cadena alimentaria y la evolución del sector en 2023, que fueron presentados este martes por la gerente de Estrategia Comercial y Marketing de Aecoc, Rosario Pedrosa, y la directora de NIQ en el sur de Europa, Patricia Daimiel.

Pedrosa subrayó que en el año 2022 el gran consumo superó por primera vez los 100.000 millones de euros de facturación, hasta los 105.000 millones, un 9% más que el año anterior, pero este repunte «no ha parado» y de abril a abril, el acumulado ya se sitúa en 108.000 millones de euros.

Destacó que estas son cifras de crecimiento en valor «muy significativas» en un mercado que ha sido «tradicionalmente inelástico» con crecimientos en torno al 2% y las achacó a la inflación. Así, subrayó que se ha producido un incremento del precio promedio del 14,2% en los tres primeros meses del año, aunque en el mes de abril el repunte se ha moderado hasta el 9,5%.

Así las cosas, el sector observa una contracción en la demanda, que en 2022 cerró un 0,9% por debajo de la del año anterior, pero ya se sitúa en una caída del 2% en el acumulado de los cuatro primeros meses del año tras un primer trimestre «particularmente difícil» con caídas de hasta el 4,2%.

Quizás también te interese:  La Coordinadora del Tercer Sector acusa a Ayuso de dejar a 3.500 personas en una situación límite ante el cierre del Banco de Alimentos de Tetuán

No obstante, en el mes de abril se produjo una recuperación de la compra en volumen, que creció un 4,6% sobre los niveles del año pasado. Desde Aecoc, achacan la comparativa a que la Semana Sana ha sido «muy positiva» en un momento en el que los consumidores buscan la «socialización» y el «disfrute» después de la pandemia y pese al repunte de precios.

Con datos del primer trimestre, la mayoría de categorías han caído en volumen de ventas, destacando el pescado (-7,9%), la alimentación seca (-6,7%) y los productos de droguería y de limpieza (-4,5%). En cambio, han aumentado un 7,9% y un 5,5% la compra de huevos y pan debido a la migración que se está produciendo de los consumidores a proteínas más baratas». En el mes de abril, Pedrosa apuntó que la alimentación y las bebidas habían logrado «buenos resultados».

En cualquier caso, subrayó que el consumidor estaba adoptando comportamientos parecidos a los de la crisis económica de 2008, ya que tienen esa «sensación» de «recesión». Esto les está llevando a «activar el modo safari», que se traduce en comprar más frecuentemente con importes menores, buscar promociones y optar por la marca blanca.

Esto está beneficiando a los formatos de proximidad, que crecen un 12%, algo por encima de la media, y a las estaciones de servicio, que repuntan un 16,2%, frente a los hipermercados, donde las ventas se elevan un 9,2%. Además, la compra física se está comportando mejor que la online, ya que, según Pedrosa, la compra por internet es «de carga» y ahora que el consumidor opta por compras más pequeñas «no es lo más adecuado».

Quizás también te interese:  CaixaBank renueva su apoyo a la financiación de las cooperativas agroalimentarias

Sobre la marca blanca, recordó que en el año 2000 se situaba en apenas un 15% de la cuota de mercado, en 2010 ya se elevaba al 35%; en 2010 ya acaparaba el 42% y, en este 2023, ya se sitúa en un 48%. La representante de Aecoc subrayó que este ascenso «no tiene por qué» frenarse y destacó que la marca blanca de España es la «más desarrollada» de Europa junto a la Suiza.

Pedrosa advirtió que también se ha producido una reducción del 3% en el surtido y una «dramática» caída del 43% en la innovación. No obstante, advirtió que pese a que los consumidores están buscando «tácticas de ahorro» también tienen «nuevas necesidades» que el sector debe afrontar. Subrayó que los fabricantes que apoyan la innovación crecen 1,8 veces más.

OPINIÓN DE LAS EMPRESAS

Por su parte, el informe de NIQ ponía de manifiesto las perspectivas de 20 distribuidores y 50 compañías fabricantes sobre el comportamiento del sector. En prácticamente todos los casos, la distribución se muestra más optimista que la industria, algo que Daimiel achacó a que la industria es muy heterogénea y se ve afectada de distinta manera en función del tipo de producto.

De cara a este año, el conjunto de la distribución prevé crecimientos en valor de hasta el 10%, mientras que, en el caso de fabricantes, un 79% espera aumentar su facturación.

En cambio, en las perspectivas sobre volumen, el 39% de los distribuidores anticipa una caída en los volúmenes de compra de hasta el 5%, mientras que un 33,3% proyecta crecer en demanda. Un 56% de los fabricantes, por su parte, prevé caídas en el volumen de venta de hasta el 10% y un 29,7% espera incrementar sus ventas.

Quizás también te interese:  Descubre los platos típicos de Telde: Explora la cultura culinaria de esta localidad canaria

La máxima preocupación de las empresas para este ejercicio, elegida por un 76% de ellas, son los márgenes del negocio, para lo que están procurando «mejorar la eficiencia de las acciones promocionales», algo que prevén que aumentará en el segundo semestre del año.

En concreto, un 56% de los distribuidores y un 46% fabricantes cree que habrá «mayor dinamismo promocional» en la segunda parte del año, algo que Daimiel achacó no a un mayor margen de maniobra para bajar precios sino a la «preocupación» de las empresas por reactivar el consumo, otra de los principales temores del sector.

Esta mayor incidencia promocional podría incrementar la venta de productos de fabricante y limitar el incremento de cuota de la marca blanca, según explicó.